Ayer fue la jornada de puertas abiertas de la clase de natación de la más pequeña de la casa y no me lo podía perder …

Durante mi embarazo la verdad es que no hice nada de natación, aunque es muy recomendable. Yo me decanté más por el Pilates.

En cuanto la más pequeña de la casa tuvo los meses suficientes ( a partir de los 4 meses ) como para hacer clases de natación, la apuntamos. Todos los sábados compartíamos junto a ella unos ejercicios y juegos en el agua. Para nosotros era maravilloso … El tiempo pasa volando y cuando nos quisimos dar cuenta, la más pequeña de la casa ya empezaba a nadar con manguitos … Todo el verano en la piscina y durante todo el curso escolar hacer piscina le ayudó mucho.

Ahora con 4 años ya bucea, y nada ( siempre a su manera … claro está ) con el “ churro “.

piscina

Para mi ir a verla me sigue pareciendo maravilloso, su sonrisa de felicidad, sus ganas de enseñarme todo lo que sabe y su soltura dentro del agua … En estas clases ya no estamos dentro del agua con ella pero la diversión, la felicidad y la complicidad la seguimos compartiendo.

Al finalizar la clase les han dado una medalla por lo bien que lo han hecho durante el curso, pero es ella la que es mi mayor triunfo, mi vida, mi felicidad y mi sirenita.

image

No puedo estar más orgullosa !

Anuncios